Plazuela de la calle Santa Rosalía

Denominada también «el rincón», ha quedado incólume de las fiebres devastadoras de las décadas anteriores. En él podemos ver una piquera, por donde se entraba la paja con la bielda hasta el pajar.